Durante los meses de calor, es bueno hacer uso de unos pequeños trucos en la mesa para evitar la pesadez y no sentir tanto calor y humedad.

En primer lugar comer poco y a menudo optando por una dieta ligera y fresca con frutas, verduras y más pescado que carne.

El pescado de hecho, además de tener mucha proteína, es mucho más fácil de digerir.

Éstos son algunos consejos a seguir.

BEBER AGUA: beber mucho, ya que nuestro cuerpo está compuesto de más de un 70% de agua y es necesarío. Limitando el consumo de alcohol que deshidratan el cuerpo. Trata de eliminar las bebidas demasiado frías, gaseosas y azucaradas y también es muy importante limitar  el café y las bebidas que contienen cafeína porque aumentan  la vasoconstricción y la deshidratación.

 

FRUTA DE TEMPORADA RICA EN AGUA: la fruta rica en vitaminas, antioxidantes y minerales debe consumirse constantemente durante el día.

Se trata entonces de frutas ricas en  líquidos, tales como melones y sandías.

También licuados, zumos sin azúcar y macedonias.

 

CONSUME GRAN CANTIDAD DE VERDURAS: Los vegetales como las frutas, contienen gran cantidad de líquidos, especialmente en crudo.

No deben faltar en las comidas principales, te sentirás saciado pero ligero.

 

MÁS PESCADO Y MENOS CARNE. Como ya he dicho, el pescado es mejor opción para el verano porque es rico en proteínas y más fácil de digerir. Consumir al menos 3 veces por semana. Escoge pescado azul, rico en ácidos grasos buenos, y cocínalo a la parrilla o en el horno.

 

MENOS EMBUTIDOS. Las carnes procesadas contienen mucha sal y estimulan la sed y no se recomiendan durante los meses cálidos. También debes comer poca carne roja porque nuestro cuerpo necesita muchas horas para digerirla.

Mejor carne blanca, tal vez a la plancha con un poco de aceite de oliva virgen extra, por ejemplo pechuga de pavo y pollo.

 

PLATO ÚNICO. Una buena estrategia alimentaria para el verano, es preparar platos únicos en los que insertar proteínas, fibra, hidratos de carbono y una pequeña cantidad de grasa.

Evita comer en exceso aperitivos y fritos, alimentos ¡ultra sazonados!, También limita la sal de mesa, enemigo de la hidratación.

 

De vez en cuando, sin embargo, disfruta tranquilamente con un helado, el mejor momento en el almuerzo. Elige los menos calóricos como los sabores de frutas o de soja y ¡disfruta de la vida!