Algunas técnicas de respiración del Yoga puede ayudar a reducir los dolores de cabeza, controlando el aire que entra y sale ¡de tu nariz!

 

¿Has hecho Yoga? Ésta antigua y fascinante disciplina de la India que actúa sobre el cuerpo, la mente y el espíritu, es muy eficaz para mejorar la condición física, la salud, el rendimiento mental y la condición espiritual. Muy interesante, ¿verdad? Claro, pero en este momento estás interesado en saber ¡cómo quitarte el dolor de cabeza! A continuación, vamos directamente a la práctica. Una de las técnicas de respiración del Yoga, dicho más exactamente "Pranayama", consiste en realizar ejercicios con las fosas nasales alternándolas. El aire que entra a través de la fosa nasal derecha en el organismo tiene un efecto diferente del que proviene de la fosa nasal izquierda. Aunque por lo general no importa, durante el día, no siempre respiramos con ambas, con una más que con la otra.

 

La fosa nasal izquierda está relacionada con la Luna (Chandra), la energía femenina, el frío, la tranquilidad, la fuerza creativa y el sistema nervioso parasimpático, que induce a la relajación. Por el contrario, la fosa nasal derecha está relacionada con el sol (Surya), energía masculina, el calor, la fuerza que se regenera y el sistema nervioso simpático, que nos prepara para la acción. Si tienes dolor de cabeza, tienes que actuar en la fosa nasal izquierda, respirando únicamente por esta fosa nasal y manteniendo la derecha cerrada. Inhala y exhala profundamente y verás que tu cuerpo recupera su equilibrio y tu malestar se reducirá o ¡desaparecerá por completo! Al estimular el sistema parasimpático, te relajarás mentalmente, reducirás la presión y te sentirás mejor.

 

La técnica descrita es eficaz si el origen del problema es el estrés físico o psicológico. Pero cuando te sientas cansado y sin fuerzas prueba a hacer lo contrario: cierra la fosa nasal izquierda y haz la respiración sólo con la fosa nasal derecha. En poco tiempo te darás cuenta de que tienes más energía, más fuerza y también te sientes mentalmente más activo, ya que estimulas el sistema nervioso simpático, que estimula el metabolismo. Cuando tienes dolor de cabeza, si te fijas, es probable que descubras que estas respirando a través de la fosa nasal derecha, mientras que cuando estás bajo de ánimo estás respirando con la izquierda.