Aprieta mi mano y te diré cómo estás: esta es la síntesis de los resultados de un estudio científico publicado en la revista "The Lancet".

 

Que mantenerse en forma ayuda a proteger el corazón, es bien conocido, pero ahora es posible cuantificar como la vida sedentaria y por lo tanto la pérdida de fuerza dañan la salud. Esta conclusión es el resultado de una cuidadosa investigación que tenía como "conejillos de indias" a 140.000 personas de 17 países diferentes y con edades comprendidas entre los 35 y 70 años: una muestra, por tanto, bastante representativa. Los sujetos implicados no eran invitados a estrechar la mano de sus parejas, pero tenían que apretar un dinamómetro.

 

Los datos se recogieron en función del sexo y la edad. Lo que demuestra que las mujeres a los 25 años tienen una capacidad de agarre de 34 kg, esa capacidad se reduce a 24 kg a los 70 años. En los hombres, sin embargo, la fuerza media es de  54 kg a  los 25 años y de 38 kg a los 70 años. En conclusión, la pérdida de resistencia media a lo largo de los años es mayor en hombres que en mujeres. Estos valores implican un buen estado de salud. La fuerza disminuye con el tiempo, cuanta más fuerza perdamos,  más rápido aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares, y posteriormente el riesgo de sufrir un ictus e infarto. El Dr. Darryl Leong que dirigió el estudio en la Universidad de McMaster, enfatiza que por cada disminución de 5 kg de fuerza de agarre aumenta en un 17% el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Más precisamente, un aumento del riesgo de ictus en un 9% y el de infarto en un 7%.

El Dr. Darryl Leong, precisa que este ensayo de resistencia puede ser un método barato y rápido para determinar cómo está el corazón, pero requiere de exámenes adicionales para establecer con mayor precisión el estado de salud y establecer las medidas de prevención.