¿La leche es mala o no? El debate entre los nutricionistas ya existía desde hace varios años. Estas son las últimas conclusiones.

 

La leche es el alimento natural por excelencia, a menudo asociado con la maternidad y contado entre los alimentos más nutritivos y beneficiosos para la salud humana. En los últimos años, sin embargo, cada vez más nutricionistas están poniendo en duda esta teoría en muchos niveles. En particular, un estudio reciente publicado en la prestigiosa revista científica "British Medical Journal", ha destacado cómo el consumo de leche puede aumentar la exposición a ciertas enfermedades.

 

La investigación se llevó a cabo en Suecia, donde, durante 20 años, han seguido los hábitos alimenticios de más de 60.000 voluntarios. Sobre la base de los datos recogidos mostraron que las mujeres que bebían más de dos vasos de leche al día desarrollaron casi el doble de probabilidades de morir de cáncer en dos décadas, en comparación con aquellas que limitan el consumo diario a un vaso. Sorprendentemente también, los consumidores de leche más asiduos tenían un mayor riesgo de fracturas.

Por lo tanto, este estudio desmonta el mito de que la leche es buena para los huesos, pero también hay que tener en cuenta el hecho de que la leche comercializada en Suecia por lo general se ha enriquecido con vitamina A, que puede causar osteoporosis.

 

Los resultados de este experimento han dividido a la comunidad científica y entre sus oponentes también está el presidente de SISA ("Sociedad Italiana de Ciencia de los Alimentos") Pietro Migliaccio, quien reiteró el papel crucial de este alimento, valioso para todas las edades. Según el profesor, la leche contiene proteínas de alto valor biológico, así como vitaminas y calcio, importante para evitar la osteoporosis. Porsupuesto, subrayó, podría causar problemas sólo a aquellos que sufren de intolerancia a la lactosa, debido a la falta de enzimas que impide la digestión. El famoso nutricionista Andrea Ghiselli desestimó el estudio sin alarmismo, señalando que los datos del estudio sueco toman en consideración una cantidad muy alta de leche, más de medio litro al día, muy por encima de la media del consumidor habitual. Y es sabido que, el abuso de cualquier alimento, incluso la leche, nunca es saludable.