La dieta a base de arroz es eficaz en la pérdida de peso y asegura un cierto grado de saciedad: así funciona.

 

Existen dos tipos diferentes de dieta del arroz: una sigue un esquema en dos fases, mientras que el otro dura 9 días. Ambas variantes tienen el mismo objetivo, es decir, la pérdida de peso rápida, pero difieren en la ingesta de calorías y alimentos permitidos. La primera consiste en la sucesión de dos fases: la primera, de "desintoxicación", se compone de 900 calorías y permite el consumo de arroz integral y frutas, con condimentos reducidos al mínimo. En esta fase la pérdida de peso será considerable, debido principalmente a la pérdida de líquidos y la acción drenante del  arroz integral. Esta etapa no debe durar más de 2 semanas, luego pasar a la siguiente fase, se compone de 1200 calorías y permite el consumo de verduras, hortalizas y alimentos proteicos, dos veces por semana.

 

La otra variante de la dieta es más restrictiva y difícil y consta de tres fases de tres días cada una, cada una caracterizada por el consumo de un solo alimento. La primera etapa requiere el consumo sólo de arroz, en las cantidades que se quiera, pero sin condimentos. La segunda fase se dedica al consumo de pollo, al horno o a la plancha, sin restricciones de cantidad. La última fase tiene como alimento principal las manzanas, de cualquier calidad y cantidad. Siguiendo esta dieta se pueden perder 5Kg en 9 días.

La dieta del arroz no debe ser tomada como la solución final en la lucha contra la obesidad, sino más bien como una especie de terapia de choque temporal en preparación para un verdadero cambio de  hábitos alimenticios. Como todas las dietas "rápidas" muy de moda en los últimos años, especialmente cuando se acerca el momento de ponerse el bañador, podría causar graves daños al cuerpo, ya que no proporciona todos los micronutrientes necesarios para el buen funcionamiento de los tejidos y órganos. A largo plazo someterse a este tipo de dieta puede causar graves deficiencias nutricionales, con graves consecuencias para la salud. La regla, como siempre, es el de sentido común y la moderación.