Practicidad y simplicidad: esto es lo que no debe faltar en el neceser de un hombre para salir de vacaciones.

 

Listos para partir, pero ¿aún indeciso por lo que debes llevarte para las vacaciones? Mejor no te dejes llevar por la certeza de que tu pareja ha cogido los productos suficientes y necesarios para ambos: Se consciente de la importancia del cuidado personal y hazte con un neceser adecuado para tal propósito. Además de  pasta y cepillo de dientes, empecemos con una zona esencial del cuidado masculino: la barba. En este caso, cada uno puede establecer la elección de acuerdo a sus hábitos y preferencias, pero trata de no hacer de este ritual una fuente adicional de tensión y trabajo innecesario. Por tanto, sí, maquinilla de afeitar, eléctrica o tradicional, para los devotos del rasurado tradicional y un arregla-barba para aquellos que prefieren un estilo más actual. Sin olvidar la loción aftershave o algún producto específico para una barba cuidada y sedosa.

 

En cuanto a la higiene, lo ideal sería incluir un producto multifunción en la bolsa de cosméticos, tales como un gel de ducha-champú, muy útil y práctico en caso de lavados frecuentes. Si tus vacaciones incluyen mar y el sol, son necesarios algunos productos. En este caso, mejor, añadir un gel neutro, calmante, específico para la exposición solar, con formulación que contenga aceite, ultra-hidratante. Si vas a la playa o la montaña, nunca sin protector solar, que debes elegir de acuerdo a tu tipo de piel. Ahora bien, hay diferentes versiones en el mercado: aerosol, crema o leche e incluso en diferentes tamaños, monodosis o incluso en tamaños de menor volumen específicos para viajar.

 

Y ¿para el pelo? Para estar en el top, incluso sin tu peluquero de confianza, un buen truco consiste en mantener el pelo hidratado, tal vez con un buen aceite en spray que le dé un aspecto húmedo muy sexy. Por último, el accesorio más importante de todos: desodorante. Incluso si no eres amante particularmente  de cremas y similares no caigas de nuevo en triste cliché de que el hombre "tiene que oler mal". Elige desodorantes hipoalergénicos y delicados, con fragancias frescas.