¿Decir si una persona miente? Ahora se puede hacer gracias al ordenador que interpreta las expresiones faciales.


 

 

Hasta hace poco parecía una utopía, hoy sin embargo, se puede averiguar quién está mintiendo con el uso de un PC. Para ello basta con observar las expresiones faciales.

La investigación muestra que el movimiento facial está controlado por dos vías: la primera es el "sistema motor extra-piramidal subcortical" que controla las expresiones espontáneas; la segunda es el "sistema motor piramidal cortical" que controla las expresiones voluntarias. El ordenador gracias a un sistema de reconocimiento de patrones es capaz de diferenciar si las expresiones faciales que expresan dolor, alegría, indiferencia, son espontáneas o voluntarias, y tiene una precisión de 85%, mientras que el análisis realizado por una persona que ha estudiado cuidadosamente a las personas y sus expresiones faciales tienen una precisión del 55%.

Obviamente no todos tienen acceso a un ordenador para analizar a otra persona y ver si está mintiendo, pero hay algunos pequeños detalles que pueden ayudar a detectar si está mintiendo.

Lo primero es mirar el rostro, la cara es simétrica en las personas que dicen la verdad. Hay que partir del supuesto de que el hemisferio derecho es "responsable" de procesar las emociones y también coordina el hemisferio izquierdo, cuando la expresión es más intensa en el lado izquierdo de la cara, la persona está diciendo la verdad.

Si este criterio parece a menudo difícil de evaluar, existe otra posibilidad, controlar el tiempo de reacción. La expresión facial a una emoción es  inmediata, si la expresión facial tarda en aparecer, lo más probable es que la otra persona esté mintiendo.

Por último, el tercer criterio evaluará el tiempo que transcurre entre la expresión facial de alegría, dolor o tristeza y lo que tarda la persona en  hablar. Las expresiones faciales, de hecho, son más rápidas y adelantan a las palabras, si las palabras se anticipan a la emoción, lo más probable es que la persona esté mintiendo. Las reacciones de la cara también deben coordinarse con todo el lenguaje no-verbal, es decir, con los movimientos del cuerpo, de lo contrario, es más probable que esté mintiendo.

Sólo hay que tener nervios templados, observar meticulosamente al otro y averiguar si miente.