Ir al gimnasio puede ser tedioso, de hecho, es una rígida rutina. Poner una pizca de competitividad a las actividades puede ayudar.

El reto

Para muchas personas terminar el día en el gimnasio es un requisito indispensable. A largo plazo, sin embargo, la actividad más atractiva tiende a convertirse en rutina, perdiendo gran parte del atractivo inicial.

Esto ha llevado a algunos gimnasios en los Estados Unidos a iniciar una nueva moda: crear competencia dentro de la clase, o incluso fuera. 

Actualmente hay disponibles gimnasios que te mantienen constantemente en busca de nuevas metas. Por ejemplo, The Pursuit, una experiencia real para realizar en bicicleta de spinning. La clase entera persigue objetivos particulares, para alcanzar de forma autónoma o en grupo. En Flywheel Sports el primero que llega a los diferentes objetivos incluso obtiene medalla y en Peloton la competencia se lleva a cabo contra atletas presentes en otros lugares, gracias a los monitores disponibles en la bicicleta.

Te motiva la competencia1

Una revolución

Se trata de una verdadera revolución, que es capaz de dar un toque de competitividad y de mejorar compartiendo cualquier tipo de actividad que se haga en el gimnasio.

Hay quienes aplican este tipo de método al Pilates, como Kor180, el gimnasio que inventó la Reforma, una práctica deportiva que fomenta la aceleración del metabolismo y el logro de nuevos objetivos cada día.

Otros gimnasios, por otro lado, ofrecen deportes multitarea, que permiten utilizar diferentes máquinas para acelerar el metabolismo y fortalecer los músculos. Vencer al compañero es, sin embargo, el elemento clave para llegar individualmente o en grupo, como es el caso con Orange Theory o SweatShed.

Con el fin de lograr el propósito deseado, también se pueden realizar sesiones especiales de entrenamiento con cuerdas u otras máquinas que ayudan a realizar actividades menos rutinarias y más divertidas en el gimnasio.