Un buen paseo andando puede ayudarte a conectar mejor tu mente y corazón. Vamos a descubrir por qué no deberías prescindir de esa actividad.

Puedes pasear por la ciudad en la que vives o tal vez moverte un poco más e ir a un parque o a un bosque. No tienes límites. Lo que importa es siempre tener tiempo para dar un agradable paseo, solo en compañía o incluso con tu compañía. Quizás todavía no todo el mundo sabe que una caminata puede garantizar beneficios tan claros para la mente como para el corazón.

Es un estilo de vida real, que debe llevarse a cabo todos los días y sin temor a sobre pasarte. La importancia terapéutica de una caminata también ha sido demostrada por la ciencia. Con algunos aspectos positivos que se pueden ver de forma inmediata. En primer lugar, se puede apreciar una mejora notable en el estado de ánimo a corto plazo. Además, observarás una disminución en el estrés. Cuando comienzas a dar los primeros pasos, tu cerebro se siente libre y la respiración se vuelve mucho más fácil. 

Andar para conectar corazón y cuerpo

¿Qué puedes hacer para que tu caminata sea más productiva? 

Te aconsejamos que te dejes llevar, que olvides todo lo que sucede a tu alrededor, que te centres solo en ti y en la búsqueda de la máxima tranquilidad. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar una caminata de al menos 30 minutos en varias ocasiones a la semana, para reducir riesgos de enfermedades. Desde la obesidad hasta la depresión, desde la enfermedad cardiovascular hasta el dolor de una simple caída, puedes sentirte mucho mejor de forma inmediata.  

Tómate siempre un tiempo para realizar actividad al aire libre y practicar actividad física, incluso en los períodos más fríos del año. Con una caminata tu corazón y cerebro te lo agradecerán. Tienes la posibilidad de sentirte mucho más fuerte y más resistente con una actividad tan sencilla como es andar