La somnolencia no solo afecta a tu bienestar, tu eficiencia laboral, tu estado de alerta mental: aquí te damos algunas pautas para que puedas mantenerla alejada.

Sin duda, la somnolencia es un prueba de que no dormiste bien: es esencial revisar la calidad de tu descanso, pero esta condición podría ocultar otros malos hábitos.

Resumimos en 5 puntos algunos consejos simples que puede implementarse inmediatamente para evitar que la somnolencia golpee te durante el día.

Somnolencia

1 - Presta atención a la luz. Esta es una sugerencia que tiene varias "caras": cuando vas a dormir es muy importante que estés en una habitación oscura o con poca luz. De la misma manera cuando te levantas puede ser útil abrir la ventana e inmediatamente enfrentarte a la luz natural .

Venir de esta manera por la mañana es útil para que te actives inmediatamente sin que la somnolencia se sienta en las horas posteriores al despertar.

 

2 - Tus hábitos alimenticios también son importantes. Nunca se debe ir a dormir inmediatamente después de comer, también por la noche es bueno evitar comidas pesadas que podrían causar molestias gastrointestinales con la intención de interferir con tu descanso.

 

3 - ¿Beber alcohol te ayuda a dormir bien? No, es solo un tópico. El consumo de alcohol de hecho activa los procesos que hacen que el cuerpo sea particularmente propenso a dolores de cabeza, pesadillas y despertares repentinos, sin descuidar el hecho de que, si exageras, te sientes afectado y también por la mañana.

 

4 - Tener un biorritmo regular es muy importante para descansar bien. Si duermes muy poco es muy negativo, incluso dormir excesivamente no es positivo: lo ideal es descansar la cantidad correcta de horas cada noche y evitar las molestias.

Sin duda es una buena regla para respetar, al menos en un nivel indicativo, siempre los mismos tiempos.

 

5 - La calidad del sueño es al menos tan importante como la cantidad de horas dedicadas al descanso. Desde este punto de vista, es necesario cuidar mejor la habitación en la que duerme, que debe ser silenciosa, oscura o poco iluminada, limpia y óptima desde el punto de vista de la temperatura.