La actividad física es muy importante y hay que practicarla por lo menos 3 veces a la semana, pero sin excesos. Correr es sin duda el entrenamiento más antiguo, siempre se ha practicado y es para muchos el ejercicio más sencillo de realizar.

A pesar de lo fácil que parece, si no se realiza con una técnica adecuada puede producir diversas lesiones. ¡Sí, incluso correr debe realizarse bien! ¡No es suficiente, con salir de casa e ir como cohetes!

También hay que añadir que no siempre tenemos la oportunidad de salir a correr por la calle y la opción más cómoda y económica es la compra de una buena cinta de correr.

Al igual que en la construcción de un edificio sólido, hay que empezar por una buena base.

Nuestra base está abajo, en nuestros pies, y tenemos que elegir el calzado más apropiado. No todos caminamos de la misma manera y por lo tanto hay que tener cuidado con el apoyo.

Hay tres tipos de apoyo:

  1. Apoyo neutro
  2. Pronación
  3. Supinación.

 

 

Si no conoces qué tipo de apoyo tienes, te será fácil averiguarlo observando tus zapatos. Si observas que están más desgastados por el borde exterior eres supinador, pero si los desgastas más por el borde interior eres pronador. Es fácil de entender que si los zapatos están igual de desgastados por ambos lados tienes un apoyo neutro.

Para corregir estos defectos de poca importancia será suficiente con ir a una tienda de deporte y comprar un par de zapatillas en base a tu apoyo al caminar.

Ahora nos vamos a fijar en nuestra postura mientras caminamos.

Es fundamental y obvio correr hacia delante, la barbilla y la espalda recta, por lo que no debes inclinarte hacia adelante como si fueras a cortar el aire como un “avión”

Los hombros deben estar relajados y las caderas alineadas. Por último, fluidez entre los brazos y las piernas, en la práctica trata de mantener un movimiento suave y sincronizado de las extremidades. Los brazos deben moverse hacia atrás y hacia delante de manera suave NO FORZADA.

El apoyo de los pies debe ser también muy fluido y constante, con una buena cadencia de pisada.

¿cómo calentar?

Comienza con una caminata ligera y después de 3 minutos alterna fases de un minuto de carrera y un minuto de caminata hasta un total de 10 minutos.

Al empezar a hacer ejercicio, si eres principiante será normal que sientas el ritmo cardíaco muy acelerado. Insiste y se constante, si te quedas sin aliento al principio alterna fases de caminata y carrera ligera.

La resistencia y la respiración no mejoran a corto plazo, persevera y mantén una dieta diaria adecuada, y verás que los resultados no se harán esperar.

Buen entrenamiento!