¿Cómo consiguen los atletas olímpicos tener ese físico esbelto, musculoso, elástico, resistente y veloz? el secreto: el entrenamiento y una correcta alimentación,

A menudo los amantes del deporte se preguntan qué tipo de entrenamiento hacen los grandes campeones para lograr sus objetivos. Con menos frecuencia, sin embargo, se preguntan por lo que comen. Sin embargo, los físicos perfectos de los grandes atletas olímpicos no son sólo el resultado de un entrenamiento científico, sino también de una nutrición adecuada. Por supuesto, cada disciplina deportiva requiere de una dieta diferente, a fin de mejorar en algunos casos la fuerza, en otros la resistencia. Por otra parte, el cuerpo de una gimnasta es muy diferente al de una nadadora, así como la de una ciclista difiere, y mucho, de la de una luchadora. A pesar de las diferencias, hay un elemento común a todos los atletas: una nutrición adecuada, que  no sólo se caracteriza por la ingesta de frutas y verduras, sino también de carbohidratos y proteínas. Lo que cambia en función de las disciplinas son las relaciones, el momento y el modo de consumirlas. Así como una nadadora tiene que hacer acopio de energía antes de entrar en la piscina, ciclistas y jugadores de tenis pueden recuperar energía durante los entrenamientos con frutas secas o frescas.

La base de una correcta nutrición deportiva, no es solo el restablecimiento de la energía utilizada para el esfuerzo realizado, que puede ser de diferentes tipos, dependiendo de la disciplina. Por esta razón, los hidratos de carbono no pueden faltar en la dieta de un atleta, ya que representan la principal fuente de energía para ser tomada, según el caso, antes, durante o después de la sesión de entrenamiento. Por la misma razón, tampoco pueden faltar las proteínas, que garantizan una construcción muscular correcta, de una forma más o menos masiva en función del tipo de deporte. La dieta ideal del atleta debe contener carne blanca y sin grasa, huevos y pescado. Además de una nutrición adecuada, los atletas olímpicos también vigilan cuidadosamente la ingesta de líquidos. Una hidratación adecuada, al igual que una nutrición adecuada, hacen posible la obtención de mejores rendimientos.