¿Cómo verse joven una vez que se ha pasado el umbral de los 40? A continuación, te ofrecemos algunos consejos útiles para encontrar la forma física y mental adecuada para parecer un fabuloso veinteañero.

¿Has pasado el umbral de los 40 años? No desesperes, no eres viejo en absoluto,  puedes sentir que tienes veinte años si sigues un ejercicio constante y preciso.

Es muy importante, especialmente cuando excedes este umbral, poder mantenerte en forma con un programa apropiado.

Si es cierto, como sugieren algunos estudios realizados a lo largo del tiempo, que el envejecimiento del cuerpo está seriamente condicionado por nuestra genética, también es cierto que en nuestra apariencia influyen un sinnúmero de factores externos. Un trabajo estresante, una vida particularmente sedentaria, o una dejadez particular, pueden ser, por ejemplo, las causas de un envejecimiento más rápido.

Para cada persona, hay un entrenamiento especifico para recuperar la forma. El ejercicio perfecto es definido por un experto y se basa en una especie de rayos X de la existencia de la persona en concreto

¿En qué sentido?

Se realiza una hoja detallada con una variedad de información que tiene en cuenta diversos aspectos, por ejemplo, la edad de la persona, los deportes que ha practicado en los últimos años, la alimentación, cualquier problema de salud y nunca se omite el tipo de trabajo que realiza, las horas dedicadas a la familia y las horas de sueño.

Con cuarenta años de edad puedes parecer una joven de veinte años, y no sólo en lo físico, sino también en el alma, si empiezas a seguir un entrenamiento que se divide en tres fases, que incluyen una dieta sana, actividad física constante y un espacio de relajación dedicado al cuidado de uno mismo. Este último punto es de enorme importancia y está fuertemente influenciado por las disciplinas orientales.

llegaste a los 40

Para ser jóvenes se necesita no sólo poner en marcha tu cuerpo y limpiar el cuerpo de los excesos, también se debe eliminar el veneno acumulado a lo largo de los años en el cerebro y el espíritu. El entrenamiento perfecto, entonces, incluye disciplinas importantes como Pilates, Yoga, Meditación, y abrir los famosos siete chacras.