Comencemos con el hecho de que un huevo contiene de media 220 mg de colesterol, aproximadamente el 80% del requerimiento diario recomendado.

Es cierto que el colesterol se concentra principalmente en la yema.

La albúmina, que es la parte clara, es muy rica en proteínas, baja en grasas y casi libre de colesterol.

Dicho esto, puedes concluir que los huevos enteros son incuestionablemente ricos en colesterol, pero en este punto hay un "pero"...

Primero, solo hablamos sobre el colesterol pero no tomamos en consideración las propiedades beneficiosas de este alimento

Huevo fuente inagotable de proteinas1

En primer lugar, los huevos son baratos y, como ya he mencionado, son principalmente una fuente de proteínas de alto valor biológico.

¡Recordemos que la lecitina realmente reduce la absorción del colesterol!

También son ricos en vitaminas A, B6, B12, D, minerales y hierro.

Añadimos el hecho de que son definitivamente digeribles y, como resultado, los nutrientes que posee son asimilados más rápidamente por el cuerpo.

Finalmente los huevos tienen un alto poder saciante es decir que en las dietas para bajar de peso son muy recomendables.

La elección de los huevos en lugar de galletas, barritas u otros alimentos similares conlleva beneficios significativos: menos introducción de calorías equivale a la pérdida de peso.

En resumen: el colesterol introducido mediante los alimentos, contribuye a la colesterolemia solo parcialmente.

Por tanto, un organismo sano y saludable, con buenos hábitos alimenticios y físicos, autorregula la absorción de colesterol reduciéndola si la dieta aporta dosis excesivas.

Démonos cuenta de cómo la mala información puede desencadenar un alarmismo sin sentido sobre los alimentos que  comemos a diario.

Añadamos el hecho de que ¡EL COLESTEROL NO ES EL ÚNICO RESPONSABLE DE LAS ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES!

Los factores son muchos otros: obesidad, consumo de cigarrillos, estilo de vida sedentario, dieta rica en grasas saturadas.

Entonces, ¿cuántos huevos puedes consumir al día?

¡Basándonos en las estadísticas científicas probadas, incluso 2/3 por día!

¡Es una buena práctica reducir el consumo solo en casos de hipercolesterolemia comprobada!

Otro consejo es simplemente asociar lo menos posible la asimilación de los huevos con otros alimentos ricos en colesterol y grasas como crustáceos, salchichas, mantequilla y queso en general.

Por lo tanto, sí al huevo y mejor si es de excelente calidad (certificado BIO). Para comprobar la calidad, solo fíjate en el número impreso en la cascara: cuanto menor sea mayor será la calidad del huevo.

Si encuentras impreso el número 0, puedes estar seguro de que son realmente orgánicos.

¡Buen provecho!