La elección de una dieta saludable y equilibrada es fundamental para encontrar el ritmo para enfrentar la vida cotidiana. ¿Te apuntas al BRAT?

Cuando regresamos del verano a menudo nos encontramos con un par de kilos de más: helados, barbacoas y también festivales donde degustar los productos locales ciertamente no ayudan a los que tienen que controlar la línea.

Para sentirse ligero y activo otra vez, debes incidir inmediatamente en la comida. Para limpiar los excesos del verano puedes probar la dieta BRAT (plátano, arroz, manzana, pan tostado), que ofrece una dieta simple basada principalmente en frutas (plátano y manzana) y carbohidratos (arroz y pan tostado). Cuidado con los condimentos que añades: el arroz se consume blanco, mientras que la tostada  se debería entender como rebanadas de pan tostado para el desayuno, para comer con un poco de mantequilla y mermelada.

La dieta BRAT

Como puedes imaginar, esta dieta, no fue diseñada para bajar de peso, sino más bien para depurar, o para aligerar el sistema digestivo después de los excesos del verano.

Esta dieta nacida en Estados Unidos es una reminiscencia del clásico remedio de las madres, que en caso de dolor de estómago o diarrea, imponen una estricta dieta blanda a base de arroz blanco, pan tostado y una manzana. Por último, el plátano, rico en almidón, minerales y astringente, se convierte en fundamental en caso de diarrea.

Tratándose de una alimentación específica para recuperarse después del verano o en caso de problemas gastrointestinales, la dieta BRAT no es una dieta completa. Por esta razón, no se debe seguir durante mucho tiempo, es decir, no más de una semana o diez días. También, puedes agregar proteínas, añadiendo a la dieta un filete de bacalao o de pechuga de pollo hervido asegurándote una dieta más completa preservando las características necesarias para aliviar el sistema digestivo.