Después del agua, el café es la bebida ¡más consumida en el mundo!

Parece que los primeros orígenes del café se encuentran en Oriente, mientras que a Occidente llegó por primera vez a través del comercio de importación con Venecia.

Aquí también parece haber nacido la primera "tienda de café" en el año 1600, aunque muchos creen que antes de esta fecha ya había una en la Toscana.

La planta de café es parte de la Rubiaceae y reúne 4.500 variedades.

¿Quién no ama despertarse por la mañana y beber un buen café caliente durante el desayuno?

El café, como todos sabemos, contiene cafeína, una sustancia perteneciente al grupo de sustancias liposolubles.

Más concretamente esta sustancia  es un alcaloide con efecto estimulante del sistema nervioso central.

No sólo se encuentra en el café, sino también en las hojas de té, cacao y también en otras frutas, semillas y hojas.

La cafeína, en altas concentraciones, se encuentra entre las sustancias dopantes, pero sin embargo es ampliamente utilizado en el entrenamiento siendo  un fuerte aliado.

 

 

 

Pero ¿por qué?

Obviamente lo primero es, no sobrepasar la dosificación diaria, que se recomienda sea máximo 3 tazas al día.

Dicho esto, nuestro amigo el café puede ser un gran amigo para nuestra salud, ya que incluso puede prevenir ciertas enfermedades como la diabetes y la cirrosis hepática.

En el ámbito deportivo se utiliza por su acción estimulante, mejorando el rendimiento deportivo mediante la disminución de la sensación de fatiga y favoreciendo la oxigenación del músculo.

Además, la cafeína favorece el almacenamiento de glucosa  en los músculos en forma de  glucógeno.

Otras propiedades son la eliminación de la somnolencia, aumento de la concentración, la mejora de la memoria y la capacidad intuitiva, la mejora de la circulación sanguínea, el café podría ayudar a combatir también el dolor de cabeza.

Por último: la cafeína ayudaría a la estimulación de catecolaminas (como la adrenalina y noradrenalina).

Las catecolaminas ayudan a:

Aumentar el flujo sanguíneo coronario, el aumento de la presión arterial sistólica, estimular el metabolismo, estimular la lipólisis (quema de grasas).

La cafeína  es muy buena para fomentar el consumo de grasa durante el entrenamiento favoreciendo ¡la pérdida de peso!

Una bebida natural que ayuda al corazón y al espíritu, pero recuerda no excederte en su consumo

 

¿Qué tal una pausa para el café?