Las primeras bajadas de temperaturas, invariablemente traen consigo los resfriados y la gripe: estos son los alimentos que ayudan a prevenir y controlar estas enfermedades.

Una dieta saludable y equilibrada es esencial para mantener el sistema inmunológico activoHay algunos alimentos básicos para mantenerse en forma, gracias a las vitaminas y minerales que contienen darán un verdadero impulso al sistema inmunológico. Entre ellos, hay una especia muy popular: el jengibre, un potente antioxidante con probadas propiedades antimicrobianas y anti-inflamatorias. Sazonar los alimentos con un toque de jengibre ayuda a estimular la circulación, lo que conlleva a un mayor tránsito de oxígeno en los tejidos orgánicos, facilitando excretar más toxinas.El jengibre también es de gran ayuda cuando el estómago está irritado; en este caso es aconsejable agregar una pizca en el té y tomarlo lentamente.

otoño alimentos anti-resfriado

Otro alimento que fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir los resfriados es el ajo. A pesar de su baja digestibilidad, el ajo es un potente antibacteriano que ayuda a prevenir la infección y protege las células inmunes, reforzándolas.

¿Y los cítricos? Naranjas, mandarinas, pomelos y limones tienen en común un alto contenido en vitamina C, que es esencial para ayudar al cuerpo a defenderse contra las infecciones bacterianas. Cuando se está sometiendo a una gran cantidad de estrés, las hormonas liberadas por el cuerpo pueden agotar rápidamente las reservas de vitamina C. siendo necesario tomar una dosis extra a través de la dieta diaria, un extra que puede ayudar a evitar contraer un resfriado durante los exámenes o una semana de trabajo especialmente pesada.

Pero no sólo las frutas cítricas contienen vitamina C, ya que está presente en grandes cantidades en el chile, que con su intenso sabor se presta bien para darle sabor a cualquier plato, desde la pasta hasta ensaladas, la carne y las verduras.

En resumen, aunque el riesgo de enfermar en el otoño y el invierno es objetivamente más alta que en verano, sólo tienes que seguir una dieta saludable, rica en alimentos como los citados anteriormente que hacen que el cuerpo este más fuerte, capaz de luchar activamente contra los virus o, en caso de que de todos modos enfermes, hacer que los síntomas sean notablemente más ligeros.