Arrancarse el pelo para combatir la calvicie: esta es la revolucionaria y dolorosa "terapia de choque" que viene de los Estados Unidos.

 

 

¿Problemas de calvicie?  ¡Arráncate el pelo! El remedio parece poco probable, al menos, lo de la auto-lesión, pero, de acuerdo con un estudio reciente realizado en Estados Unidos, parece ser una verdadera bendición para la regeneración de los folículos pilosos. O eso se desprende de los resultados obtenidos en ratones de laboratorio observados que, después de ser sometidos a una especie de "rasgado" en ciertas zonas de la piel se ve regenerar casi por milagro hasta 1200 folículos. Nos ilustra sobre está cura, el profesor Cheng-Ming Chuong, jefe de un equipo de investigadores de la Universidad del Sur de California.

 

Cheng partió de la suposición de que las lesiones de los folículos pilosos afectan al sistema inmune, estimulando la regeneración, por lo que trabajó la manera de estimular el sistema inmune con el fin de permitir el crecimiento del mayor número posible de folículos. Con el fin de probar esta teoría, el equipo de científicos ha ideado una estrategia especial para arrancar los pelos, aproximadamente 200, de la parte posterior de los ratones, siguiendo diferentes patrones para cada roedor. De este modo se observó que, en los casos en que los pelos se retiraron siguiendo un patrón de baja densidad de una superficie, que superó 6 mm de diámetro, no se produjo la regeneración. Mientras que cuando el patrón seguido para arrancar los pelos fue de más alta densidad, con áreas de un diámetro de hasta 5 mm, a continuación, se produjo una regeneración de entre 450 y 1300 pelos.

 

Este proceso en particular se basa en el principio conocido como "percepción de quórum", según el cual un sistema respondería a un estímulo dado, que afecte a una parte, pero no a todos sus componentes. A través de un análisis molecular Cheng y su equipo han demostrado que las señales liberadas de los folículos arrancados "estresando" el sistema, empezarían con la liberación de proteínas inflamatorias que activan las células inmunes que rápidamente intervienen en la lesión. Éstos comenzarían la liberación de moléculas de señalización que llegan a una determinada concentración, comunicándolo a todos los folículos, no arrancados, para regenerar el cabello.

¿Una nueva forma revolucionaria para luchar contra los problemas relacionados con la calvicie? Estamos a la espera de más desarrollos.